Master Propio Universidad Complutense de Madrid

Porque no hay nada más personal que un viaje

Personalización del viaje

En cualquier industria necesitamos conocer a nuestro usuario, dirigirnos a él y ser relevantes en su proceso de compra. Aquellas marcas que además son capaces de ser relevantes para un usuario más allá de sólo durante un proceso de compra, serán además las llamadas “love brands”. Encontramos así marcas que han conseguido ligarse al usuario más allá de con un producto y transmitir una experiencia. Pensamos en Red Bull y su contenido de calidad para amantes del deporte extremo. O en Ikea, que ha sido capaz de transmitirnos una visita al establecimiento diferente. Podremos encontrar marcas que sólo con su producto ya hacen de su visión una experiencia, hablamos, por ejemplo, de Apple. ¿Pero y cómo somos capaces de conseguir este objetivo en la industria del Turismo?

Cuando una persona viaja, busca, per sé, una experiencia. Todos hemos vivido esas interminables sesiones de fotos de un amigo que quiere contarnos todos y cada uno de los detalles vividos en un viaje, ya sea a Benidorm o a La Isla de Pascua. Sin embargo, ¿cuánta gente cuenta aquella visita a una agencia de viajes donde consiguió su destino ideal? No, nadie nunca cuenta esa parte. ¿Cómo? ¿Qué nadie va ya a una agencia de viajes? Salvo que acercarte a este establecimiento sea comenzar una experiencia tan excitante como irte de viaje pero, aún, sin salir de tu ciudad. ¿Existe este modelo de agencia? Sí, existe y tal vez sea más fácil que la visiten: https://www.pangea.es/.

En el proceso para contratar un vuelo, un alojamiento o un lugar especial para celebrar un momento único, habrá diferentes motivaciones que harán que un usuario se decida por una de las múltiples opciones que la industria del turismo le ofrece. En ocasiones, para alguno de esos usuarios, será la experiencia como comentábamos. Sin embargo no tenemos que olvidar que las motivaciones pueden ser tan diversas como nuestros usuarios lo sean. En ocasiones tendremos el primer factor decisivo en el precio, el servicio, la comodidad, la ubicación o prácticamente cualquier variante que nos diferencie de nuestra competencia. Deberemos ser capaces por tanto de transmitir esa diferencia… en esta ocasión en 140 caracteres (o 280 ahora que las reglas cambian), pero lo más importante será entregar cada una de nuestras ventajas a cada tipo de nuestros usuarios. Así, si somos los más baratos y los más puntuales en nuestros vuelos deberemos ser capaces de explotar ambas ventajas. Pero no nos confundamos: el viajero de negocios no mira el dinero, pero sí la puntualidad mientras que el mochilero que recorre Europa estará dispuesto a dormir en un aeropuerto por retrasos gracias a ahorrarse 30€. Sólo seremos relevantes si somos capaces de transmitir a cada uno, su beneficio.

Es exactamente esta personalización la que conseguimos con la publicidad en Redes Sociales o Social Paid Media. Y es que, si yo conozco los intereses de mis usuarios, podré dirigirme a cada uno con un mensaje adaptado, un mensaje que le acerca a mí y que le permite entender en un breve texto, una imagen o un vídeo, por qué debe plantearse mi empresa como uno de sus proveedores de servicios. Esto, en una industria tan extensa como lugares en el mundo cobra, si cabe, mayor relevancia. En definitiva, aquel que sea capaz de dar lo que el usuario necesita y superar sus expectativas en la experiencia de uso, será aquel que por fin, haya personalizado, no sólo la publicidad si no, también, el viaje que deseo contratar.